Tubastrea faulkneri

Nombre científico: Tubastrea faulkneri
Nombre común en inglés: Orange sun coral
Nombre común en español: Coral sol naranja

 

Familia: Dendrophylliidae
Origen: Indo Pacífico

Parámetros ideales:

Salinidad: 1023 a 1025
Temperatura: 23 a 26º C
Calcio: 400 a 450 ppm
Alcalinidad: 8 a 12 dKH
Magnesio: 1200 a 1350
Estroncio: 8 a 10
PH: 8.10 a 8.40

 

Información, cuidados y curiosidades:

 

El género Tubastrea fue descrito por Lesson en 1829.
Estos corales son azooxantelados o no fotosintéticos, lo que quiere decir que únicamente sobreviven alimentándose, y la iluminación no afecta su crecimiento. Generalmente no son corales ahermatipicos o constructores de arrecifes.


Existen 7 especies de Tubastrea. Estas son T. Aurea, T. Coccinea, T. Diaphana, T. Faulkneri, T. Floreana, T. Micranthus y T. Tagusensis.


El coral T. Faulkneri fue descrito por Wells en 1982. Este coral produce un compuesto bio activo con propiedades antivirales llamado tubastrina.


Este coral puede ser encontrado en el Indo Pacífico, en aguas australianas, a lo largo de las costas tropicales, el sur de Sydney y la bahía Jurien en la costa este.
Vive en las entradas de las cuevas y debajo de salientes en aguas con muchos nutrientes y fuertes corrientes. También pueden encontrarse en zonas iluminadas o no relacionadas con el arrecife. Viven a profundidades que van de los 0 a los 40 m.

Estos corales forman colonias de alrededor de 15 cm de diámetro, y a veces crecen unos sobre otros, formando una estructura más grande y compleja llamada “comunidad”. Sus coralites, o la estructura dura, redonda y tubular donde viven sus pólipos, están cubiertos de un tejido llamado coenosteum.


Los pólipos del coral T. Faulkneri son muy carnosos y casi siempre se extienden por las tardes, aunque pueden “entrenarse” para que los extiendan durante el día ofreciéndoles alimento. El coral posee tentáculos, y estos son amarillo brillante, mientras que el coenosteum es naranja brillante, y el centro de los pólipos también es naranja brillante. Durante el día este coral está completamente retraído y únicamente puede ser visto el coenosteum, dándole la apariencia de una pelota con protuberancias aplanadas.


Este coral es el más reconocido del género Tubastrea. Se dice que estos corales únicamente crecen 4 cm al año, y se desconoce cuánto tiempo pueden llegar a vivir.

Este coral puede ser fácil o moderadamente difícil de mantener, todo depende de la dedicación que le procure el acuarista para alimentarlo diariamente. La luz no lo daña, pero no tienen buenas defensas contra las algas, y estas pueden crecer rápido en zonas iluminadas. Si se permite que las algas crezcan en este coral, morirá. Colocar el coral en áreas bajo cornisas en las que generalmente no hay suficiente corriente de agua también puede propiciar el crecimiento de algas. El movimiento de agua fuerte es obligatorio.


Al ser un coral que no posee zooxantelas, y por ende no ser fotosintético, a diferencia de otros corales LPS, para sobrevivir necesita capturar organismos planctónicos, partículas de comida y absorber materia orgánica disuelta de la columna de agua, e incluso puede capturar peces pequeños.
En cautiverio necesita ser alimentado de dos a tres veces al día, con artemias salinas enriquecidas, mysis, trocitos pequeños de calamar, pescado, camarón, carne de cangrejo, papilla casera o alimentos comerciales congelados. Tienen que ser alimentados todos y cada uno de los pólipos, pues si uno no recibe alimento, morirá irremediablemente. Si están bien alimentados, tendrán una apariencia “hinchada”.


Las colonias nuevas requieren ser “tentadas” con un trozo de camarón, moviéndolo con cuidado con unas pinzas sobre los pólipos, para que detecten su olor y se extiendan para comer. Hay que ser muy pacientes y persistentes, pues esto puede tomar hasta dos semanas. Alimentarlos siempre a la misma hora hará que “aprendan” y ya no tendremos necesitad de “tentarlos” con el pedacito de camarón para que se extiendan.


Hay varias formas de alimentar a este coral, para que todos sus pólipos reciban alimento:

  • Sacarlo del acuario, colocarlo en un recipiente con agua del acuario, ponerlo a flotar en el acuario y proporcionarle la comida. Una vez que todos los pólipos se hayan alimentado, puede ser devuelto al acuario, desechando el agua del recipiente. Esta opción ayuda a no contaminar el agua del acuario. Recuerden que hay que tentar primero al coral para que extienda los pólipos.
    • Dejando al coral en el acuario. Colocarle una cubierta para que el alimento no se extienda por todo el acuario y todos sus pólipos puedan alimentarse.
    • Otra opción es apagar todas las bombas del acuario, pero no hay que olvidarse de encenderlas otra vez después de que el coral se haya alimentado.

Este coral es pacífico pues sus tentáculos no poseen nematocistos. Por esto mismo, debe ser mantenido lejos de otros corales pues puede ser quemado, irritado o dañado por ellos. Puede ser depredado por el caracol Epinotium billeeanum. Estos caracoles tienen la misma forma y el color exacto de los pólipos del coral cuando están cerrados. El nudibranquio Phestilla melanobrachia puede ser otra plaga, y es del color exacto del Tubastrea del cual se alimenta. Hay que revisar muy bien el coral para removerle estos organismos.


Este coral es hermafrodita, es macho y hembra, y puede reproducirse sexual y asexualmente. En la naturaleza se reproduce sexualmente liberando huevecillos y esperma al mismo tiempo, lo que resulta en un huevecillo fertilizado que se desarrolla hasta formar una larva plánula de nado libre. Al poco tiempo esta larva plánula se establece sobre algún sustrato, volviéndose un organismo planctónico. Entonces forma un pequeño pólipo que empieza a excretar carbonato de calcio y se desarrolla hasta formar un coral. La larva plánula es extremadamente vulnerable a la depredación, y muy pocas sobreviven. El T. Faulkneri puede reproducirse asexualmente y a través de brotes.
En cautiverio puede ser propagado rompiendo piezas de una colonia sana. Otra forma es manteniéndolo bien alimentado y dejarlo propagarse él solo.


La luz no lo daña, pero no tiene buenas defensas contra las algas. Estas crecen rápidamente en áreas iluminadas, por lo que si crecen sobre él, lo ahogarán y morirá. El movimiento de agua muy fuerte es indispensable. Colocarlo en áreas sombreadas en donde generalmente no tiene el movimiento de agua que requiere también puede propiciar el crecimiento de algas sobre él.


Es muy voraz y necesita ser alimentado frecuentemente. Si no reciben el alimento suficiente, dejará de extender sus tentáculos y se consumirá poco a poco hasta morir.

 

coral_2
Acerca de la viabilidad del coral en cautiverio

 

Fuentes del artículo:
Animal world

Origen de la imagen:
http://farm3.static.flickr.com

Colaboración de:
Jessica Romero Saldivar (AtOmIcFaRt)